Woman in tech: Entrevista a Silvia Barrera

Silvia Barrera en un sofá

Silvia Barrera es una gran madrileña que necesita poca presentación, al menos eso creo yo. Seguro que ya conocéis a esta inspectora de Policía Nacional, especialista en cibercrimen, y experta en acoso en la red, y un largo etc que ha ido fraguando con su esfuerzo y dedicación.

Muy amablemente ha accedido a contestar estas preguntas para nosotros, las cuales espero que os gusten y que os acerquen un poco más a ella. Además, recuerda que tienes disponibles sus libros Claves de la investigación en redes sociales y su exitoso Instinto y Polvora.

¿En qué momento de tu vida decidiste adentrate en la policía y las nuevas tecnologías? Porque de pequeña querías ser escritora…

La vocación fue tardía, con 24 años Tenía amigos polis que me contaban sus vivencias y sentí ganas de estar en su piel y vivirlo en primera persona. Aprobé al año siguiente. A la Red llegué con 27 y fue por casualidad. Pocos en el año 2007 querían ser ciberpolis y pasar las horas detrás de una máquina. Yo lo consideré un reto y a las pocas semanas, supe que había caído en el lugar oportuno. ¡Ya ves! La vocación de escritora siempre ha estado ahí pero tenía muy claro que no me podría ganar la vida escribiendo, al menos, siendo joven. Ahora…¡Quién sabe!

¿Encontraste siempre apoyo en tu trayectoria?

Siempre, tanto a nivel familiar como personal. Para poder llevar el ritmo preparando la oposición a Inspectora mi madre estuvo varios años muy pendiente de mí y de que no perdiera el tiempo con labores domésticas ni otras que no fuera la de estudiar.

El tuyo, como otros sectores laborales, es un mundo donde las mujeres continúan siendo minoría. ¿Has encontrado alguna barrera por el hecho de ser mujer o algún tipo de discriminación?

A todos los sitios donde vaya una mujer en un cuerpo en el que la gran mayoría de compañeros son hombres, siempre encontrarás discriminación, si no es negativa será positiva. Y si encima tiene que ver con un cuerpo policial, más. Y si encima realizas una labor técnica…la cosa va empeorando. A veces tienes que recordarle a los compañeros que el género femenino no implica debilidad, ni menos capacidad de mando ni menos aptitudes para labores técnicas.

¿Qué haces en tu nueva etapa?

¡Pensé que nada más iniciar mi excedencia, podría disponer de algunas semanas para el descanso personal pero ha sido todavía más duro! Adecuarme y conocer el sector privado ha sido todo un reto para mí.

En la actualidad, imparto formación en ciberseguridad, formación a futuros inspectores de policia (era una asignatura personal que tenía pendiente) y en breve, empezaré nuevos proyectos ciber muy emocionantes, ¡Ya veréis sobre qué! 😉

Y mi faceta de escritora que más que una dedicación, es un hobbie que vivo con mucha intensidad 🙂

¿Por qué ese cambio? ¿Por qué ahora has decidido apartarte de la policía durante un tiempo?

Pasamos la mitad de nuestra vida trabajando, en mi caso, incluso, mucho más. Amo la labor policial más que nada en este mundo pero las instituciones también la forman personas, épocas y mentalidades con las que, a veces, una puede no sentirse especialmente cómoda. En mi vida intento ser feliz con lo que hago y no tengo miedo a los cambios así que, mientras haya ciber, donde sea. Mi labor policial siempre estará ahí.

¿Tienes algún referente femenino? ¿Alguna mujer que te haya inspirado?

Mi madre, sin duda, la mujer más fuerte, luchadora, positiva y abnegada que he conocido jamás.

Hay varias mujeres que admiro, yo también reconozco que una es mi madre, porque me lo ha dado TODO. Pero hay otra mujer a la que admiro, que me suele ayudar y dar buenos consejos, que además es gran admiradora tuya y me ha pedido que te haga la siguiente pregunta: “¿Qué te mantenía motivada para no tirar la toalla cuando estuviste 5 años sin salir para sacarte el título de inspectora?”

No lo sé, la verdad. Creo firmemente en el poder de la voluntad del ser humano. Siempre he conseguido mis propósitos, aunque me costara un sacrificio personal atroz (lo sigo haciendo aunque las fuerzas ya van fallando, ainss). Soy una persona sincera que si se compromete con algo o alguien lo mantiene, hasta el final. Y valoro a las personas por lo que aportan, por lo que son, intento ser justa. Esa firmeza te crea enemigos, muchos. Por eso, has de ser fuerte y contar con que no te lo van a poner fácil para llegar lejos. Eso es bueno pero también muy destructivo porque nunca sabes cuando parar. Miro hacia delante para crear no hacia los lados para destruir, muy típico en nuestro país.

¿Algún logro al que le tengas especial cariño o te sientas especialmente orgullosa?

Todos tienen su significado, a su nivel, ¡No sé con cuál quedarme! He conseguido grandes metas y estoy muy orgullosa conmigo misma, la verdad. Pero hay uno que guardo con especial cariño en mi recuerdo: Hacer la carrera de los 105 km Madrid-Segovia en 18:30 horas hace ya 6 años. ¡Te llegan a doler huesos y músculos que no sabes ni que tenías! A pesar de ser físicamente muy exigente, es una lucha constante contra tu cabeza que te dice siempre que debes parar. No lo olvidaré jamás, las pasas canutas.

¿Y algo que te gustaría hacer y aún no has hecho/conseguido?

Me gustaría escribir un libro que inspirara el guión de una película. Son muy cinéfila y hay pelis que son lo peor. Creo que tengo opciones para que algún día eso se haga realidad! Jajaja.

También me gustaría tener mi propio rincón en la tele sobre ciber!! Que no hay! ¡Con lo importante que es! Se pueden hacer cosas muy interesantes.

..apoyamos esa propuesta desde Hentech.org jaja. Bueno, y ahora pasamos a un tema algo menos divertido, pero desgraciadamente creo que es necesario hablar de ello… Me da la sensación de que hemos pasado de una época extremadamente machista a dar un salto grande, aunque con muchas cosas que mejorar aún. Pero en la actualidad parece que el machismo está aflorando entre los jóvenes. Al menos esa es mi sensación, que los jóvenes de ahora son un poco más machistas que los de hace unas generaciones. ¿Me equivoco?

Que se le dé más visibilidad e importancia a la mujer y su rol en la sociedad no quiere decir que se esté consiguiendo nada. Seguimos en una sociedad machista y yo sigo viviendo las mismas injustas y de desigualdad de hace 20 años. Las mujeres han alzado la voz pero el poder de decisión sigue en manos de los de siempre y en los colegios se recibe la misma educación. Queda mucho.

De hecho, ciertas estadísticas reflejan que ciertos delitos de odio han descendido, y los de discriminación de genero han ascendido un poco… ¿A veces escucho a chavales (y peor aún, chavalas) decir cosas bastante machistas con las que me llevo las manos a la cabeza. ¿Qué ha cambiado? ¿Qué estamos haciendo mal

Vuelvo a la educación. No ganamos nada tratando de imponer cuotas si la presencia de la mujer va a depender de iniciativas políticas, vamos mal. Hoy se le da visibilidad y mañana se deja de hacer. Aunque todo suma, no es la solución. Educación, educación y educación.

Contra la violencia de género y el acoso: tolerancia cero. Eso también es extensible al mundo digital. ¿Cuáles son los principales indicios para reconocer que somos víctimas de esa lacra en el mundo digital?

Las persecuciones y comentarios. No debemos dar cancha a aquellos que, de una forma u otra, siempre están ahí, se dejan notar: comentarios, likes, mensajes directos, excusas para llamar la atención… Empiezan con adulaciones y después pasan al ataque si no reciben la atención que creen merecer . Tampoco debemos responder a los ataques, es lo que buscan.

Jajaja a partir de ahora me pensaré dar likes a tus tweets ;p Es broma. Y en caso de serlo, de ser víctima, ¿qué debemos hacer? Es decir, ¿cómo se puede saber si un caso es denunciable o no? ¿Dónde está el límite?

Hay algún tipo de acoso, como por ejemplo, el de publicar el teléfono o usar otros datos personales de una víctima en una web ofreciendo servicios sexuales que de por sí, ya son delictivos y otros, en los que depende de la propia víctima. Cada persona tiene un nivel de tolerancia determinado y es ella quien lo pone. Para casos así que puedan tener cabida penal, debe haber un hostigamiento o una persecución frecuente, que cree un menoscabo moral grave en la víctima, no debe ser un mero hecho esporádico. También tenemos la jurisdicción civil en procedimientos por derecho al honor y la propia imagen, más rápidos y contundentes con determinadas situaciones de vejación e insulto. En todo caso, recomiendo siempre el asesoramiento de un abogado especialista porque estos temas son sensibles y difíciles de abordar.

Lo pregunto porque creo que últimamente se han denunciado algunos casos (no me refiero a ninguno de acoso o violencia de género), en los que un insulto, discrepancia, crítica, o chiste, se ha considerado algo bastante grave. Pienso que hay un momento en el que esto choca con el derecho a la libertad de expresión. ¿Crees que hay una especial sensibilidad en las redes sociales últimamente?

Creo que hasta el momento, cualquier persona tiene muy claro cuál es el límite entre la crítica, discrepancia, la opinión y el insulto gratuito, de hecho, tan claro que en el mundo físico estas situaciones no se dan, por algo será ¿Por qué se dicen en las redes y por qué hay que tolerarlas, cuando el grado de exposición es aun mayor?

Hace décadas la violencia de género eran “cosas de familia que se debían resolver en casa”; y el acoso escolar o bullying “cosas de niños”. Pero es, perdón por la palabra, bastante jodido ser víctima de ello, y desgraciadamente yo conozco bien lo segundo. En la actualidad, me alegra que en ambos casos se han implementado protocolos de actuación. ¿Crees que en las redes sociales ocurrirá algo similar en el futuro o ya ha sucedido?

Las redes sociales, para algunos actores jurídicos y para el legislador parece que siguen siendo “cosas de niños”. Hay suicidios como consecuencia de las redes, la gente tiene que desaparecer, literalmente de ellas porque hay gente que se dedica sistemáticamente a agredir. Se podrían y deberían tomar medidas de actuación más eficaces y rápidas pero no se está haciendo.

Vamos a otro tema de actualidad. Nadie lee las licencias de los servicios que usamos, muchos exponen su vida privada en las redes sociales, cuelgan su intimidad (incluso sexual) en la nube, suben fotos de menores, etc. ¿Por qué se ha perdido el respeto a la privacidad?

Eso es una batalla perdida. Vamos hacia un tiempo donde la privacidad y la intimidad van a dejar de tener valor, viviendo permanentemente expuestos con el riesgo de tener que ver algún día toda nuestra vida, intimidad y datos personales expuestos en la red tras un ataque. El dato, la información es el oro del siglo XXI y mientras tenga valor, habrá gente y empresas dispuestas a hacer negocio con ella a costa de cualquier bien jurídico personal.

No parece importarle demasiado a la gente su derecho a la intimidad. Y eso que hay bastante información al respecto, incluso hemos tenido casos muy mediáticos recientemente sobre estos escándalos… En cambio, cuando les hablas de ciertos servicios y lo que hacen con sus datos, siempre me han contestado lo mismo: ¿Y a mí qué mas me da? ¡Si yo no pongo nada malo! Es como si solo los delincuentes y terroristas debieran mantener su privacidad… ¿Qué les dirías?

Que no es solo el tratamiento que nosotros hacemos sino el que hacen terceros de nuestra información. Aunque sea con rutinas o información que pensamos se puede hacer pública, se pueden inferir muchos perfiles y datos de los que nos sorprenderíamos y no sabemos qué repercusión puede tener en un futuro. Siempre les digo que la Red, en muchas ocasiones no da segundas oportunidades.

¿Qué se siente al estar al otro lado de un interrogatorio? Jajaja, es broma. Espero que no haya sido tan grave..

He vivido cosas mucho peores, que todas sean como esta! ¿Dónde tengo que firmar? Gracias a vosotros.

…y que esta entrevita aporte un granito de arena más, y ojalá el feminismo llegue a ser algo cotidiano y no algo por encontrar. Muchas gracias Silvia, un placer!

Espero vivir para poder verlo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *